Archivo del blog

lunes, 1 de agosto de 2016

Las alas son lo de menos

EL ÁNGEL ÁNGEL

Y el mar fue y le dio un nombre
y un apellido el viento
y las nubes un cuerpo
y un alma el fuego.
La tierra, nada.
Ese reino movible,
colgado de las águilas,
no la conoce.
Nunca escribió su sombra
la figura de un hombre.

Rafael Alberti


domingo, 31 de julio de 2016

Obligarse a releer(se)

 El espejo -  Andrei Tarkovski (1975)



We're just two lost souls
Swimming in a fish bowl,
Year after year,
Running over the same old ground.
What have we found?
The same old fears. 

Estoy demasiado cerca para que él sueñe conmigo.
No son raíces, son anclas en sus manos.
Nunca imaginará mi pelo al viento
mientras esté rozando su brazo casi sin querer
en un cuarto que me he apropiado.
Yo seré tarde extraña al separarse la primavera del frío
pero ya no seré lejana.
Mientras teja mis redes de nieve
él dormirá sin echarme de menos.
Estoy demasiado cerca para que él sueñe conmigo,
demasiado conocida en medio del colchón,
rota en el desgaste, falta de armonía
que encuentras en los ojos de un extraño.
Cerramos los párpados con el mismo empeño,
tocamos tierra en silencio, sin acercarse al otro.
Está demasiado cerca como para soñar conmigo.
La gravedad acabará con nuestros cuerpos.


sábado, 19 de marzo de 2016

¿Y ahora?






Doblo camisetas con una seguridad pasmosa
como si me debieran algo las sombras inexactas
que pasean fuera.
“No es necesario pensar” me digo
y todo acaba en un acto de benevolencia.
Acumulo polvo, y asco y casi muerte y película protectora
que da lo justo como para envolver medio pecho.
Invito al desastre, cada año con más premeditación,
y luego llamo desastre al café, al tabaco, a la cerveza…
Busco vejez porque es una palabra fea,
y busco “libre” por prácticamente todo lo contrario.
Afeo la memoria y la acaricio
como el que acaricia a un erizo herido.
¿Ya lo he dicho?
Doblo camisetas con una seguridad pasmosa.
Ahora tú.

lunes, 29 de junio de 2015

Sequía.



me acuerdo de pensar en ecuaciones
básicas cuando alguien muere
me acuerdo de los dos árboles, uno
más alto que el otro
cerca de mi casa
y prometerme no olvidarlos nunca
me acuerdo de que el secreto está
en que no te importe que te duela




martes, 16 de junio de 2015

Neuronal.

 Ex_Machina, 2015 ( Alex Garland)

Me pregunto qué va a pasar
cuando alguien se dé cuenta
de que te puedes parar en un cruce,
congelarte sin prisas,
ver cabezas mezclarse
como una ensalada de carne,
tener derecho a observar ese patron
completamente inútil
que tiene la gente cuando hay gente
y tú estas fuera.
Me pregunto, digo
qué pensará esa persona
al descubrir que al espacio- tiempo
y a tu rutina le da igual
que te quedes quieto
sin ninguna razón.
Cuando alguien, de repente,
una persona tan sólo
decida pararase
y observar
no se qué vamos a hacer

sábado, 1 de noviembre de 2014

No mires mis pies mientras me giro.

No voy a escribir hoy
sólo para ver cómo cae el humo
por encima del ventilador
mientras nos ahogamos
¿te quiero?
no voy a escribir hoy.

"Flores del cerezo" -  Doris Dörrie, 2008

miércoles, 12 de febrero de 2014

Condiciones de lluvia.



"Madre e hijo" -  Alekstandr Sokuróv

Casi cae lento cuando lo nombras:
bolsa como concepto metafísico,
lastre suave como el que se arrastra
hacia la noche sin previo aviso;
roto entre lenguas, pieles en repetición,
colmillos de la misma bestia-feto.

Desliza mente entre sentido,
paja leída entre sangre que no engaña.
Aquí está todo:
franjas, decoración, adecuación al medio
(lo que en esencia son dos cometas de agua
en lo sensible
                     cuando se espera)
aquí está
Miento

la respiración
Miento

la leve cáscara que te puede.

Gírate y mira a tus padres,
te pertenecen.

lunes, 25 de noviembre de 2013

One of these mornings

En la tumba geométrica que habita
siempre sobra luz.
Se intentan ensayar soluciones prácticas
al cementerio de lenguas
que duerme en la mesita de noche.
Pero se cansa aquí, suave,
se hace ovillo en el corte de la cama
e intenta recordar en qué parte
de la caja torácica guarda el cerebro.
Hay demasiado día atravesando
el hormigón de las cortinas
y es innecesario ridiculizarse
viendo que las motas de polvo a contraluz
jamás se harán estalactitas.
Recuerda, atraviésate desde fuera,
suspendida encima de la placa de hielo
en la que yace tu cuerpo dormido,
recuerda: por dónde empezaste
el derrumbe.