Archivo del blog

jueves, 2 de junio de 2011

Crueldad léxica.

Julie Manet

"Julie Manet" - Berthe Morisot, 1893

"Todos los idiomas derivados del latín forman la palabra "compasión" con el prefijo "com-" y la palabra pasio que significaba originalmente "padecimiento". Esta palabra se traduce a otros idiomas, por ejemplo al checo, al polaco, al alemán, al sueco, mediante un sustantivo compuesto de un prefijo del mismo significado, seguido de la palabra "sentimiento"; en checo: sou-cit; en polaco: wspól-czucie; en alemán: Mit-gefühl; en sueco:  med-känsla.
En los idiomas derivados del latín, la palabra "compasión" significa: no podemos mirar impertérritos el sufrimiento del otro; o: participamos de los sentimientos de aquel que sufre. En otra palabra, en la francesa pitié (en la inglesa pity, en la italiana pietà, etc.), que tiene aproximadamente el mismo significado, se nota incluso cierta indulgencia hacia aquel que sufre. Avoir de la pitié pour une femme  significa que nuestra situación es mejor que la de la mujer, que nos inclinamos hacia ella, que nos rebajamos.
Este es el motivo por el cual la palabra "compasión" o "piedad" produce desconfianza; parece que se refiere a un sentimiento malo, secundario, que no tiene mucho en común con el amor. Querer a alguien por compasión significa no quererlo de verdad.
En los idiomas que no forman la palabra "compasión" a partir de la raíz del "padecimiento" (passio), sino del sustantivo "sentimiento", estas palabras se utilizan aproximadamente en el mismo sentido, sin embargo es imposible afirmar que se refieran a un sentimiento secundario, malo. El secreto poder de su etimología ilumina la palabra con otra luz y le da un significado más amplio: tener compasión significa saber vivir con otro su desgracia, pero también sentir con él cualquier otro sentimiento: alegría, angustia, felicidad, dolor. Esta compasión ( en el sentido de  wspólczucie, Mitgefühl, madkänsla) significa también la máxima capacidad de imaginación sensible, el arte de la telepatía sensible; es la jerarquía de los sentimientos, el sentimiento más elevado.
"La insoportable levedad del ser" - Milan Kundera, 1984

4 comentarios:

  1. Y si sólo fuera léxica la crueldad...


    Rocío.

    ResponderEliminar
  2. toda una lección de palabras bonitas :)

    ResponderEliminar
  3. Sí, es impresionante. El libro tiene muchas partes buenísimas pero esta me pareció genial, es increíble como una palabra puede tener tanto fondo, y nosotros ni lo pensamos al pronunciarla.
    Beso!

    ResponderEliminar